Semana Santa - WEB Turismo de Jumilla

Semana Santa

Semana Santa.

La Semana Santa jumillana es nuestra seña de identidad colectiva más sólida, arraigada fuertemente en la tradición heredada de padres a hijos. Legado histórico, sentimiento religioso, devoción y fervor.
Un patrimonio excepcional con imágenes y tronos de gran valor artístico y una impresionante riqueza ornamental en estandartes, bordados, túnicas, y otros elementos procesiona
Organizada por la Junta Central de Hermandades de Semana Santa de Jumilla Logo Junta Central de Hermandades de Semana Santa de Jumilla

Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional (2003), Medalla de Oro de la Región de Murcia (2000) y Mención de Honor del Excmo. Ayuntamiento de Jumilla (2011). Con más de seiscientos años de historia es una de las más antiguas de España, al tener documentado que los días 18, 19 y 20 de abril de 1411 el dominico San Vicente Ferrer predicó en Jumilla, iniciándose así la costumbre de celebrar las procesiones basándose en sus sermones.

En la mañana del Viernes de Dolores los niños alegran ya nuestras calles con sus procesiones, espontáneas y coloridas preparadas por padres y profesores.
Por la noche un solemne Vía Crucis con la imagen del Cristo del Perdón, en el que cada estación está presidida por una de nuestras imágenes procesionales, supone el comienzo oficial de todas las procesiones.

El Sábado de Pasión es tarde de traslados, procesiones informales que captan la admiración del público.

El Domingo de Ramos se celebra la Procesión de las Palmas, en la que se escenifica la entrada de Jesús en Jerusalén, subido en un borriquillo y rodeado de sus Apóstoles; niños y padres lo acompañan con palmas y olivos.
entrada palmas SS2015
Por la tarde todos los jumillanos van a recibir la venerada imagen del Cristo Amarrado a la Columna (F. Salzillo 1756), que baja del Convento de Santa Ana para participar en las procesiones y recibir culto en Jumilla hasta primeros de mayo.

El Lunes Santo, participación infantil en el traslado del Cristo de la Reja (anónimo s. XVI)

Cristo de la Vida

Cristo de la Vida – Jose Planes (1942)

El Martes Santo, al filo de la medianoche se celebra la Procesión del Silencio, procesión penitencial donde el Cristo de la Vida (J. Planes 1946) junto a la V. de la Esperanza (R. Cuenca 2002) recorren las calles del Casco Antiguo iluminadas sólo con hogueras.

El Miércoles Santo por la tarde se representa El Prendimiento, obra en verso de mediados del siglo XIX, en la que actores locales dan vida a los protagonistas de la Pasión de Jesús. Una semana antes se ha representado ya un Prendimiento Infantil, obra adaptada para niños y representada por niños.
Por la noche se desarrolla la Procesión del Prendido, por primera vez participan diversas Hermandades y Cofradías con sus tronos e imágenes que juntas comienzan a representar en nuestras calles esa catequesis visual y cronológica que continuará hasta el domingo, acompañadas de música y flores que realzan los sentimientos.

La tarde del Jueves Santo, Jumilla se llena de color y alegría con el típico desfile de Manolas, que acompañadas de nazarenos y con bandas de música que tocan obras de autores jumillanos, especialmente “Mantillas de Jueves Santo” (J. Santos), van de Iglesia en Iglesia a rezar al Santísimo.
Por la noche tiene lugar la Procesión de la Amargura, nuevas imágenes que continúan mostrándonos la Pasión de Jesús.

El Viernes Santo por la mañana, sin tiempo casi para descansar, se celebra la Procesión del Calvario, la de mayor participación de Hermandades, que culmina con las imágenes de Jesús agonizante, clavado en la cruz.
La noche se hace recogimiento y seriedad procesional con la Procesión del Santo Entierro, los anderos orgullosos soportan el peso de las sagradas imágenes y el cortejo fúnebre de Jesús se hace realidad.

El Sábado Santo, por la mañana el traslado del Stmo. Cristo Yacente (J. Planes 1942) hasta la Iglesia de Santiago, por la tarde la más reciente de las procesiones, la Procesión de la Redención, mitad sevillana, barroca y costalera, mitad castellana, franciscana y austera.

El Domingo de Resurrección, tras la danza de “El Caracol” representada por los Armaos tiene lugar el Encuentro de Jesús Resucitado con su madre la Virgen Gloriosa y a continuación la Procesión del Resucitado. Las calles se llenan de color, la alegría impregna nazarenos y público, y como colofón la caramelada.
Domingo de Resurrección