Ruta La Pedrera - WEB Turismo de Jumilla

Ruta La Pedrera

Esta ruta tiene carácter ambiental, geológico e histórico. Discurre por la Sierra de la Pedrera, Hoya de la Sima y Minas de la Celia. Tiene tramos de carretera, caminos y sendas, y todo su recorrido se encuentra señalizado. El comienzo de la ruta lo podemos hacer situándonos en la carretera MU-403 Jumilla-Ontur en el km 15,5, donde tomamos el camino de La Piedad (señalizado).

Los principales puntos de interés son:

CANTERA HISTÓRICA DE SANTIAGO

Es una cantera actualmente abandonada que fue explotada a lo largo de los siglos XV al XVI. De aquí se extrajeron numerosos bloques de piedra para la edificación de la Iglesia de Santiago (Jumilla).


PINTURAS RUPESTRES DE LA PEDRERA

Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad. Se localizan en la Sierra de La Pedrera, junto al Camino Histórico de Ontur, en un pequeño abrigo rocoso orientado al sur. Su descubrimiento se produjo en 1998. Las pinturas se corresponden al tipo de Arte Rupestre Esquemático, que se fecha entre el V y el II milenio a.C., es decir, entre el Neolítico y la Edad del Bronce. Se pueden distinguir diversas figuras: cápridos, figuras humanas del tipo “en phi”, y otros signos.
Pinturas rupestres figuras Humanas
Pinturas Pedrera caprido


CAMINO HISTÓRICO DE ONTUR

Tiene el interés de ser un Camino histórico de carros, denominado antiguamente “Camino de Ontur”, y que atraviesa la Sierra de La Pedrera. Esta calzada histórica conserva numerosos tramos excavados en la roca arenisca, llamados “carriladas”, debido al frecuente paso de carros tirados por caballerías. Permitió un intenso trasiego comercial del esparto y piedras de las canteras de la Sierra de La Pedrera en los siglos XV al XIX.
Camino historico de Ontur


GRABADOS RUPESTRES DE LA PEDRERA

Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad. Conjunto de cazoletas y canalillos grabados sobre una gran roca que destaca sobre el terreno circundante, y situada junto al Camino de Ontur. Cronología: II milenio a.C. Podrían asociarse más que a fines utilitarios de recogida de agua a aspectos rituales.
Petroglifos Pedrera


En la Carretera Jumilla- Hellín encontramos otros puntos de interés

ACUEDUCTO DE MIRAFLORES

Se localiza en el paraje Huerto del Habar, en el cauce de la Rambla de las Salinas, a 800 m del casco urbano en la carretera Jumilla- Hellín.
Tiene interés histórico etnográfico y es de época romana.
Acueducto de Miraflores


ACUEDUCTO DEL PONTÓN

Está situado en el cauce de la Rambla de las Salinas, en la carretera Jumilla- Hellín en el km 1,4.
Su construcción data del siglo XVII y tiene interés histórico etnográfico.
Acueducto del Ponton


YACIMIENTO DE HUELLAS FÓSILES. HOYA DE LA SIMA

Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad. Acceso a través de la Ctra. MU-403 Jumilla-Ontur, km. 9’800, con camino directo de acceso hasta el yacimiento (junto a la ctra.). El yacimiento se descubrió en 1997. Se observan pisadas fósiles de vertebrados del Mioceno superior (5’6 – 7 millones de años). Hasta el presente es el único yacimiento con huellas del Mioceno superior de edad Ventiense. Sobre una cuenca sedimentaria de yesos ocupada antiguamente por una laguna se han conservado numerosas pisadas fósiles de grandes vertebrados, actualmente extinguidos. Destacan Hipparion (caballo de tres dedos), Tragoportax (antílope de tamaño mediano), Paracamelus (camello), Machairodus (Tigre de dientes de sable) y Agriotherium (oso). Las huellas están protegidas por nave con techumbre. Debido a que el recinto está vallado, es necesario concertar la visita en el Museo Etnográfico 968 780 740.


MINAS DE LA CELIA

Se localizan a 1 km del Caserío de La Celia. Podemos llegar a través de la Ctra. C-3213 Jumilla-Hellín. Estas minas (actualmente abandonadas) tienen un especial interés geológico, ya que albergan un yacimiento excepcional de apatito en rocas volcánicas de tipo jumillita de interés mundial.
Las Minas de La Celia se encuentran inmersas en una zona volcánica de edad Intraplioceno (1.8 – 5 millones de años). En sus proximidades se localizan restos de diversos conos volcánicos que han sido erosionados dejando montículos con lava, bombas y lapilli.
Explotación minera. Las minas se explotaron a principios del siglo XX. Se extraía apatito para la fabricación de abonos fosfáticos. La roca jumillita, por su dureza, se empleó para la cimentación de carreteras y vías de ferrocarril. Los materiales eran transportados mediante una línea de ferrocarril hasta Minateda.
Roca Jumillita. Roca volcánica que impregna todo el paisaje de los Cerricos Negros. Este tipo de rocas ultrapotásicas sólo se presenta en el sureste de España. Contiene rellenos filonianos de oligisto, apatito, y más de una veintena de minerales asociados. Fue denominada con el nombre de “Jumillita” por A. Ossan en 1906.
Mineral Apatito. Es un fosfato cálcico que en La Celia cristaliza en prismas hexagonales terminados en bipirámides. Fue catalogado en 1786 por A.G. Werner. Por su coloración verdoso amarillenta se le llama también “Esparraguina”.
Las Minas de La Celia tienen las siguientes figuras de protección: Área de protección de fauna silvestre y Lugar de Importancia Comunitaria.
Minas de la Celia. Galería exterior


HUELLAS FÓSILES DE LA SIERRA DE LAS CABRAS

El yacimiento de icnitas de la Sierra de las Cabras se accede por la carretera RM-428 (antigua C3213), hasta el km. 6,3, que se toma un camino de tierra, perfectamente arreglado para su acceso mediante autobús, a lo largo de 600m. hasta llegar al aparcamiento del yacimiento. Se encuentra vallado, para impedir el acceso incontrolado, para la visita se debe contactar con el Museo de Ciencias de la Naturaleza o con la Oficina de Turismo. El yacimiento se encuentra situado en la ladera de la Sierra de las Cabras, fue descubierto en el año 2007 por el geólogo Emiliano Herrero. Enclavado en el entorno de un antiguo y extenso lago que cubriría el actual valle formado por los parajes de “Las Rubializas” y “El Viso”. En el entorno del lago se desarrollaron algas y plantas que dejaron la impronta de sus raíces. De igual forma, los animales que se acercaban al lago a beber pisaban sobre el sedimento blando y húmedo de sus orillas dejando los rastros de sus huellas que se han conservado hasta nuestros días y que por aquí podernos ver.
El yacimiento ha sido atribuido por los geólogos a un periodo de tiempo situado entre el Messiniense superior y el Plioceno inferior, es decir, presenta una antigüedad estimada entre los 5,4 y 5,1 millones de años.
El yacimiento nuestra rastros de huellas producidas por distinto animales en progresión. Se han identificado un total de 225 icnitas, en cuatro estratos diferente, cuyo buen estado de conservación permite atribuirlas a pisadas de mamíferos (herbívoros y carnívoros) y aves acuáticos tipo grulla. De herbívoros se han preservado huellas de rinoceronte (Stephanorhinus), hiparión (Hipparión gromovae), pequeño caballo de tres dedos, jabalí (Microstonyxs) y el Sitatunga (Tragekaphus spekii), también conocido como el antílope de los pantanos. Entre los depredadores que se acercaban a las orillas del lago a beber o en busca de presas encontramos al oso (Agriotherium) y al tigre dientes de sable (Machairodus)